Mon. Oct 19th, 2020

Recientemente, mientras reflexionaba sobre la declaración de creencias que fluyen de la declaración de objetivos de nuestras escuelas católicas, comencé a pensar en los cambios que trae la vida. Aun cuando nos esforzamos por vivir nuestros principios rectores, hay retos y cambios que nunca podemos anticipar en el mundo de hoy.

Cuando fue elaborado inicialmente, nos dimos poca cuenta de la magnitud de la declaración, “Nuestras escuelas católicas reconocen la importancia de un ambiente de aprendizaje seguro, de apoyo y acogedor para nuestros alumnos que aseguren el rendimiento estudiantil”. Hoy más que nunca, un ambiente de aprendizaje acogedor y de apoyo para nuestros estudiantes incluye el contar con un plan integral de seguridad  que considere de los acontecimientos actuales. El año pasado, ampliamos nuestra respuesta enfocada a la seguridad en el campus. Hasta la fecha, cada administrador, profesor y estudiante ha sido entrenado en el programa ALICE 

En una nota más ligera, enviamos a 600 estudiantes de secundaria a Washington, D.C. en Enero pasado para la Marcha anual por la Vida, y este fin de semana volvemos con al menos la misma cantidad. ¡Qué tremendo testimonio de vida y santidad estos estudiantes nos están dando! Su participación incorpora otra declaración de creencias nuestra: “Nuestras escuelas católicas se centran en el desarrollo moral y ético de todos los estudiantes de acuerdo con las enseñanzas de Cristo,  al tiempo que los preparamos para ser ciudadanos del mundo”.

¿Cuál es nuestra creencia acerca de los padres? “Nuestras escuelas católicas reconocen que los padres son los principales educadores de sus hijos; por lo tanto, una colaboración y comunicación eficaz con las familias como aliados son esenciales para el éxito de nuestros estudiantes”. La capacidad en materia de comunicación en el día de hoy ha ayudado a fortalecer esto exponencialmente puesto que los padres son capaces de acceder la información en cualquier momento para encontrar detalles sobre la escuela de sus hijos y su rendimiento escolar.

¿Cuál es nuestra creencia acerca de los administradores y los profesores? “Nuestras escuelas católicas dependen del compromiso de todos los administradores, maestros, personal y padres para el éxito en su misión”. Me siento orgullosa de decir que el compromiso de nuestros actuales administradores y facultades para servir a nuestros estudiantes y sus familias es más fuerte que nunca. Y haciendo un número creciente de oportunidades de desarrollo profesional, están activamente comprometidos a mejorar las técnicas para satisfacer las necesidades de sus estudiantes.

Nuestra declaración de creencias final es esta: “Nuestras escuelas católicas tienen como misión fundamental la educación de los estudiantes en la fe católica y el desarrollo de la fe de los estudiantes a través de la alabanza, los Sacramentos y la oración”. Creo que esta es nuestra misión más importante mientras continuamos el desarrollo de los estudiantes para enfrentar los retos del mundo de mañana.

Desde los años preescolares hasta el grado 12, proporcionamos una rigurosa educación académica integrada con valores católicos en un ambiente disciplinado y dedicado. Aunque nuestros métodos siempre están evolucionando y continuamos añadiendo programas, nuestra misión y objetivo se ha mantenido constante durante nuestra larga historia. Los invito a acompañarme en la educación de nuestro recurso más preciado, nuestros hijos, mientras los equipamos para los desafíos del mañana. Por favor oren por todos aquellos en nuestras escuelas católicas – los administradores, facultades, personal y estudiantes – en sus esfuerzos por seguir a Jesús cada día.

 

Suya en Cristo,

 

Gwendolyn P. Byrd

Directora Ejecutiva de Educación Católica

/ Superintendente de escuelas

By Editor

Leave a Reply