Thu. Oct 22nd, 2020

Para aquellos que no lo saben, había un proyecto de ley sobre el aborto pendiente ante el congreso de Virginia. El proyecto de ley habría hecho el aborto legal lo más amplio posible. Cuando se le preguntó al patrocinador del proyecto de ley si el proyecto de ley permitiría un aborto donde es obvio que una mujer está a punto de dar a luz, incluso cuando “tiene signos físicos de que está a punto de dar a luz” y “se está dilatando”, el legislador respondió “mi proyecto de ley permitiría eso, sí”. Otro partidario del proyecto de ley, el gobernador de Virginia Northam, quien es cirujano pediatra, al analizar qué pasaría si un bebé naciera vivo durante un procedimiento de aborto, declaró:” El bebé nacería; el bebé se mantendría cómodo, el infante sería resucitado si eso es lo que desean la madre y la familia, y luego se entablaría una discusión entre los médicos y la madre”.

Afortunadamente, en Virginia el proyecto de ley no se aprobó, pero otra medida de aborto se convirtió en ley estatal en Nueva York. Nueva York ya es un centro para abortos. Aproximadamente uno de cada tres embarazos en el estado termina en un aborto. (En una nota al margen, hay numerosas parejas que desean adoptar bebés. Me estremece que en nuestro país que matemos a nuestros bebés en lugar de permitirles que tengan una vida feliz con parejas que desean adoptar). La nueva ley elimina leyes anteriores, las cuales fueron vistas como limitantes al aborto. Una parte de la ley elimina las protecciones para un bebé nacido vivo durante un aborto. Anteriormente, la ley estatal requería que los abortos después de la 12ava semana de embarazo se realizaran en un hospital y después de 20 semanas, un médico tenía que estar presente para brindar atención médica a un bebé nacido vivo durante el procedimiento de aborto. Esas disposiciones han sido removidas de la ley de Nueva York. Anteriormente, un niño nacido vivo durante un aborto disfrutaba de inmediato la protección de las leyes de Nueva York. Ahora la ley ha sido silenciada.

Después de que se aprobara esta horrenda ley, la tribuna y muchos de los legisladores estatales se pusieron de pie y aplaudieron. Cuando el gobernador Cuomo firmó el proyecto de ley, hizo que algunos edificios públicos fuesen iluminados de color rosado para celebrar su firma. Qué acto tan horrible de falta de respeto al derecho a la vida de seres humanos. Aplaudiendo, no solo está quitando la vida en el vientre sino que, como defienden ahora los partidarios del aborto, permite que un bebé muera después de nacido. Esta es una falta de respeto cruel para la vida humana. Que una persona tenga permiso para vivir ahora depende de si es deseada. Este no es solo un principio peligroso para la sociedad humana, también socava el principio más básico de la sociedad civilizada: que los débiles deben ser protegidos.

Se acabaron los días en que los partidarios del aborto hablaban de querer que el aborto fuera “seguro, legal y raro”. Ahora está claro que los partidarios del aborto lo quieren en cualquier lugar, en cualquier momento, por cualquier motivo. Los partidarios del aborto están claros en lo que quieren y se están realizando esfuerzos similares en otros estados. Estos eventos han tenido otro efecto. Los funcionarios públicos ya no pueden ocultarse detrás de la declaración: “Estoy personalmente en contra del aborto, pero…” eso ha sido eliminado. La intención de estas nuevas leyes es demasiado evidente, las fuerzas pro-aborto desean ir mucho más allá de lo requerido por Roe V. Wade.

Cuando considero esta nueva ley de Nueva York, me siento impotente y no estoy seguro de qué acción concreta inmediata, aparte de la oración, pueden tomar las personas pro-vida. Estoy seguro de que comparto las preocupaciones de muchos que leen este artículo.

Sin embargo, no podemos centrarnos en la oscuridad. Debemos ser la luz. Nos corresponde a nosotros en palabra y acción construir una sociedad mejor, una sociedad que realmente apoye a las madres, los padres, los niños y las familias, para construir una sociedad que no considere a las personas como un “algo” sino como un “alguien”. Nos corresponde levantarnos contra estos ataques a la dignidad de la vida humana. Si no respetamos toda la vida humana, terminaremos sin respetar ninguna vida humana. Tiemblo por nuestra nación. Dios no duerme. No solo se están perdiendo vidas, almas se están perdiendo. Estamos perdiendo la verdad de lo que significa ser humano.

By Editor

Leave a Reply