Sat. Oct 24th, 2020

MOBILE — El profesor y capellán de la Universidad del Sur de Alabama desde hace mucho tiempo, Mons. James Frank Dorrill, falleció el 22 de enero a la edad de 89 años.

Además de ser sacerdote de la Arquidiócesis de Mobile, Mons. Dorrill se convirtió en profesor de inglés en la Universidad del Sur de Alabama en 1969, mientras se desempeñaba como capellán del Ministerio Católico del Campus.

La Misa de entierro cristiano fue el 26 de enero en la Catedral-Basílica de la Inmaculada Concepción, y el entierro en la Sección de Sacerdotes del Cementerio Católico de Mobile.

Fue Presidente del Departamento de Inglés en la Universidad del sur de Alabama en 1985 y fue elegido “Profesor del año” por los estudiantes para el año escolar 1987-88. En 2002 fue elevado al honor eclesial de Capellán a Su Santidad y recibió el título de Monseñor. Se retiró en 2003 y continúo ofreciendo el ministerio sacerdotal en la Arquidiócesis de Mobile, además de publicar varios artículos y reseñas.

Mons. Dorrill nació el 16 de enero de 1930, en Niagara Falls, Nueva York, de Frank Dorrill y Helen Erhardt. Fue ordenado al Sagrado Sacerdocio el 12 de marzo de 1960, en Buffalo, Nueva York, como un sacerdote para la diócesis de Mobile-Birmingham. Asistió a La Salle High School, Niagara Falls; Union College, Schenectady; y teología en el Seminario de Nuestra Señora de los Ángeles,

Niagara Falls. Mons. Dorrill obtuvo una maestria y un doctorado en Inglés de la Universidad de Harvard.

Mons. Dorrill cumplió su primera asignación sacerdotal como asistente de pastor en las Misiones del Norte de Alabama, Birmingham. Pasó a ser profesor del Instituto McGill en Mobile del 1961-64; Luego regresó a McGill para enseñar después de obtener su doctorado en 1968.

Mons. Dorrill le sobreviven su prima, Faith E. Bussolari de Connecticut, junto con sus hijos: Steven Bussolari, Wendy Hallenbeck, Robin Lawrence, Matthew Bussolari, Penny Stankoski y los nietos y biznietos de Faith.

Es precedido en la muerte por Jeffrey Bussolari. Mons. Dorrill permaneció cerca de su familia en el noreste y su ministerio fue una gran fortaleza para ellos. Monseñor Dorrill también deja atrás a muchos amigos y exalumnos en cuyas vidas tuvo una gran influencia.

 

Fr. Howard Moussier, O.S.B.

El Padre Howard Moussier, O.S.B., quien fue párroco de la parroquia de San Bartolomé en Elberta desde 1993 hasta 2011, murió el 19 de enero. Tenía 81 años.

El Padre Howard profesó sus votos como monje Benedictino el 11 de julio de 1959 y fue ordenado sacerdote el 05 de junio de 1965. Después de ser transferido y asignado a la Abadía de San Bernardo, su trabajo principal fue como pastor en la Arquidiócesis de Mobile, donde prestó muchos años de servicio sacerdotal al pueblo de Dios. Regresó a la Abadía por circunstancias de salud y en estos últimos años residió en un hogar de ancianos local donde podía recibir el cuidado adecuado, siendo visitado regularmente por hermanos de la confraternidad.

La Misa de entierro cristiano se llevó a cabo el 25 de enero en la Abadía San Bernardo, con el  entierro en el Cementerio Monástico.

 

Fr. Edward Markley, O.S.B.

El Padre Edward Markley, O.S.B., quien fue párroco de la parroquia San José en Lillian desde1998 hasta 2008, murió el 14 de enero. Tenía 79 años.

El Padre Edward nació en Atlanta en 1939.  Ingresó a la Abadía de San Bernardo como un novicio en 1959 y profeso sus votos simples el 12 de junio de 1960.  Profesó los votos solemnes en junio de 1963 y fue ordenado sacerdote el 10 de junio de 1966.

Sirvió en la Arquidiócesis de Mobile como párroco de la parroquia San José en Lillian. También se desempeñó como pastor asociado de la Iglesia del Sagrado Corazón en Cullman y como pastor de la Iglesia católica San Miguel en St Florian (Florence).  También se desempeñó como capellán rotativo del Monasterio del Sagrado Corazón y como ministro pastoral de muchas de las iglesias de la Diócesis de Birmingham, particularmente en Anniston y Moulton.

La misa de entierro cristiano se celebró el 17 de enero en la Abadía de San Bernardo, con el entierro en el Cementerio de la Abadía.

By Editor

Leave a Reply