Mon. Oct 19th, 2020

Por Marinella Lentis

Para The Catholic Week

MONTGOMERY —Cuando se trata de poner en acción las obras corporales de misericordia, la Sociedad de San Vicente de Paúl está a la vanguardia de servir a nuestros hermanos y hermanas necesitados.

Los miembros de la Conferencia del Espíritu Santo de la Sociedad SVDP en Montgomery han estado ayudando a los menos afortunados por más de tres años. Esperan seguir haciendo eso en los próximos años a medida que aumenta la membresía y trabajan juntos con otras parroquias e iglesias.

Los miembros del SVDP hacen muchas cosas diferentes y sirven a todo Montgomery, independientemente de donde vivan los clientes o de la religión que practican. Ellos ayudan a pagar las cuentas, proporcionan muebles, calentadores o ventiladores, llevan a las personas al médico, cocinan para ellos o los llevan al banco de alimentos para comprar.

Además, llevan comida a unas 30 familias todos los jueves y visitan la misma cantidad una vez al mes. En 2017, recibieron 25 nombres del Departamento de Recursos Humanos, además de las familias que atienden durante todo el año. En 2018 recibieron nombres de Acción Comunitaria de Montgomery, DHR y Promesa Familiar.

En los últimos tres años, el SVDP ha entregado canastas de Acción de Gracias a más de 140 familias necesitadas y las ha llenado con los productos enlatados recolectados por estudiantes de todos los campus de la Escuela Preparatoria Católica de Montgomery y pavos donados por feligreses. Niños de homeschool, adolescentes que se preparan para la confirmación y adultos jóvenes católicos han ayudado a empacar y entregar las cajas.

La sociedad tiene entre 30 y 40 personas. Unos pocos están a cargo del banco de alimentos y se aseguran de que esté siempre surtido, mientras que otros salen y hacen las visitas. Una vez al mes, también van a Seton Haven, un centro de retiro / vivienda asistida y brindan pastel y ponche para las fiestas de cumpleaños. Algunas veces pueden ayudar a los clientes, mientras que otras hacen referencias a otras agencias que podrían estar mejor capacitadas para atenderlos. No importa cuál sea el escenario, los miembros de la sociedad siempre van a las personas necesitadas y oran con ellos.

Para Gloria Worthington poder servir a otros ha sido el aspecto más gratificante de SVDP.

“Poder ayudar a las personas y proveerlas, sabiendo que podemos encontrar a alguien y que podemos ayudarles, que usted puede servir, esa es la bendición para mí”, afirmó.

Además, ella encuentra un gran estímulo al ver la alegría en los rostros de las personas y en sus respuestas cuando pregunta si pueden orar juntos.

“Cuando le pregunté a la señora de la familia a la que ayudé, ella respondió: ¡Absolutamente! Y también oro por ti todo el tiempo”. Es solo una alegría, es una alegría poder servir”, agregó.

El SVDP depende de la generosidad de la gente y ha recibido tanto donaciones monetarias como donaciones de artículos específicos, como alimentos, mantas, sacos de dormir, a través de una solicitud de ayuda en los boletines de las iglesias y en las cajas de recolección ubicadas en la mayoría de las iglesias.

En un esfuerzo por aumentar la membresía, SVDP organizará una reunión de orientación e información de 9 a.m. a 2 p.m. sábado, 23 de febrero en el salón parroquial de la parroquia del Espíritu Santo (Holy Spirit). Se proporcionará un almuerzo ligero.

By Editor

Leave a Reply